Los socialistas enmiendan la ley de tributos del PP bajando impuestos a los ciudadanos por 50 millones de euros

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado 17 enmiendas al Anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias del gobierno de Monago, según ha anunciado hoy en rueda de prensa el portavoz socialista de Hacienda y Presupuestos, Jorge Amado. Enmiendas, que van encaminadas a "aliviar a las economías domésticas y a las empresas de la Región".Amado ha advertido de la doble política fiscal del gobierno de Monago. "El PP tiene una política fiscal A que es la viene en su programa electoral anunciando bajadas de impuestos y una política fiscal B, que sube los impuestos a los ciudadanos de forma indiscriminada", ha dicho. El diputado socialista señala que "desde que gobiernan Rajoy y Monago a  los extremeños y a las extremeñas se les han subido más de 40 impuestos, en su mayoría tasas e impuestos indirectos, que gravan el consumo y no la capacidad de renta del contribuyente". El anteproyecto es "una ley anuncio que no aporta nada, una ley anuncio  que no ofrece soluciones a los extremeños, una ley de teletienda, una ley que es como Monago”, ha explicado. Por ello, el grupo socialista "sí aporta soluciones" y presenta 17  enmiendas a este anteproyecto "cuyo impacto total es de casi 50 millones de euros a base de bajar impuestos". Si las enmiendas de los socialistas se aprueban, ese impacto se reflejará en "disminución de impuestos y tasas a los ciudadanos". Entre las enmiendas destacan las dedicadas al canon del agua y al céntimo sanitario. Para el canon del agua (la tasa Monago), "cuyo efecto es devastador para las economías más débiles y las empresas", los socialistas proponen una reducción global del 50%, tanto en las cuotas fijas como en la variable, y la reducción a la mitad del consumo máximo para las empresas (de 10.000 a 5.000). Además contempla las exenciones para los preceptores de la renta básica, parados de larga duración, pensionistas con no contributivas y mínimas y familias donde todos sus miembros estén en desempleo. Incluye una enmienda novedosa que deja exentas del canon del agua aquellas instalaciones que alberguen un servicio público (colegios, centros médicos, pisos tutelados), "que al final pagan los ciudadanos y que supondría un desahogo para nuestros maltrechos ayuntamientos". Las enmiendas suprimen, asimismo, dos artículos del anteproyecto que sólo tienen un afán recaudador: la posibilidad de que se puedan gravar las charcas o los pozos de sondeo (lo llaman disponibilidad) y la obligación a los usuarios de instalar y mantener los contadores de agua (la enmienda pide que lo hagan las compañías suministradoras). En resumen, ha valorado Jorge Amado, son propuestas y soluciones que "no tienen nada que ver con los anuncios y la propaganda de Monago, que alivian verdaderamente la presión fiscal de los extremeños y rompen con la política fiscal B del gobierno del PP".

Amado ha advertido de la doble política fiscal del gobierno de Monago. «El PP tiene una política fiscal A que es la viene en su programa electoral anunciando bajadas de impuestos y una política fiscal B, que sube los impuestos a los ciudadanos de forma indiscriminada», ha dicho.

 

El diputado socialista señala que «desde que gobiernan Rajoy y Monago a 

los extremeños y a las extremeñas se les han subido más de 40 impuestos, en su mayoría tasas e impuestos indirectos, que gravan el consumo y no la capacidad de renta del contribuyente».


El anteproyecto es «una ley anuncio que no aporta nada, una ley anuncio 

que no ofrece soluciones a los extremeños, una ley de teletienda, una ley que es como Monago”, ha explicado. Por ello, el grupo socialista «sí aporta soluciones» y presenta 17  enmiendas a este anteproyecto «cuyo impacto total es de casi 50 millones de euros a base de bajar impuestos». Si las enmiendas de los socialistas se aprueban, ese impacto se reflejará en «disminución de impuestos y tasas a los ciudadanos».


Entre las enmiendas destacan las dedicadas al canon del agua y al céntimo sanitario. Para el canon del agua (la tasa Monago), «cuyo efecto es devastador para las economías más débiles y las empresas», los socialistas proponen una reducción global del 50%, tanto en las cuotas fijas como en la variable, y la reducción a la mitad del consumo máximo para las empresas (de 10.000 a 5.000). Además contempla las exenciones para los preceptores de la renta básica, parados de larga duración, pensionistas con no contributivas y mínimas y familias donde todos sus miembros estén en desempleo. Incluye una enmienda novedosa que deja exentas del canon del agua aquellas instalaciones que alberguen un servicio público (colegios, centros médicos, pisos tutelados), «que al final pagan los ciudadanos y que supondría un desahogo para nuestros maltrechos ayuntamientos».

 

Las enmiendas suprimen, asimismo, dos artículos del anteproyecto que sólo tienen un afán recaudador: la posibilidad de que se puedan gravar las charcas o los pozos de sondeo (lo llaman disponibilidad) y la obligación a los usuarios de instalar y mantener los contadores de agua (la enmienda pide que lo hagan las compañías suministradoras).

 

En resumen, ha valorado Jorge Amado, son propuestas y soluciones que «no tienen nada que ver con los anuncios y la propaganda de Monago, que alivian verdaderamente la presión fiscal de los extremeños y rompen con la política fiscal B del gobierno del PP».

¡Comparte en redes sociales!
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

COMPROMETIDOS

COMPROMETIDOS